¿EN QUÉ CONSISTE LA ESTÉTICA DENTAL?

La especialidad de estética dental pretende mejorar el aspecto de nuestra boca logrando la perfección en todos los elementos que la componen: dientes, encías…y en todas las características que tienen: forma, color, tamaño, proporciones… Para ello, se utilizan diversos tratamientos y técnicas: carillas, blanqueamientos, gingivectomia, ortodoncia…

Con las carillas y coronas dentales podemos mejorar el aspecto de los dientes en cuanto a forma, proporciones, tamaño, color…

Con el blanqueamiento dental conseguimos un color, una tonalidad y una luminosidad en la sonrisa óptimos.

Con la ortodoncia conseguimos colocar los dientes en su posición adecuada mejorando no sólo la estética de los mismos, sino también los problemas funcionales.

Con las intervenciones en las encías se puede conseguir una uniformidad y unas proporciones adecuadas.

CARILLAS DE PORCELANA

Son láminas muy finas de cerámica que se adhieren a la superficie delantera de los dientes para conseguir unos dientes perfectos. Constituyen uno de los mejores tratamientos dentales para solucionar problemas estéticos de los dientes delanteros, ya que permite mejorar:

– La forma y disposición.
– El color
– El brillo
– La textura

Para conseguir unas carillas de porcelana óptimas es imprescindible usar cerámicas de muy buena calidad y reforzadas para que no se fracturen con facilidad. En general, las carillas de porcelana de calidad presentan las siguientes propiedades:

– Color más natural: Debido al sistema de elaboración de la cerámica se consigue una transparencia y un color difícil de imitar que no cambia nunca debido al glaseado que se obtiene en la última cocción de la cerámica.
– Resistencia: la cerámica tiene una resistencia a la abrasión extraordinaria que incluso es superior a la del esmalte dental.
– Adhesión: hoy en día utilizando protocolos de colocación y adhesivos adecuados, se consiguen unas adhesiones extraordinarias, siendo improbable su descementado.
– Estética: la estética que se consigue con las carillas de porcelana, debido a su transparencia y translucidez, es muy superior a otras técnicas dentales.
– Comportamiento periodontal: el contacto entre las encías y las carillas de porcelana es óptimo pues la superficie glaseada de la cerámica es totalmente lisa. Por ello se atrapa muy poca placa bacteriana y es de fácil higiene por parte del paciente.
– Tallado poco agresivo: aunque el sistema de preparación de carillas de cerámica que se realiza incluye un tallado previo, debido al reducido grosor de las carillas que se consigue con las cerámicas actuales, el tallado previo que se requiere es mínimo.

A pesar de las numerosas ventajas que presentan las carillas de porcelana, es importante señalar que en pacientes con problemas para funcionales (bruxismo) es preferible la rehabilitación con coronas de recubrimiento total y no con carillas de porcelana.

CARILLAS DE COMPOSITE

Son una técnica de restauración directa de los dientes mediante la estratificación de resinas o composites sobre el diente natural reproduciendo capa a capa las diferentes estructuras del mismo.

Cuando hay que reconstruir una porción de diente ausente o por el contrario toda la cara delantera de uno o más dientes hay que intentar que el aspecto de la recostruccion sea imposible de distinguir del diente natural. Por ello, convendrá imitar de la manera más realista posible, las diferentes porciones del diente tanto en lo que se refiere a su forma cuanto a sus cualidades ópticas.

Las carillas de composite presentan una serie de ventajas:

– Falta de preparación: Ya que únicamente hay que pasar una fresa de grano fino para limpiar la superficie dentaria.
– Rapidez: Este es un sistema rápido y eficaz a efectos estéticos ya que en una misma sesión, el trabajo queda finalizado.
– Fácil de modificar el color y forma durante la misma intervención.
– Fácil de reparar: En el supuesto que algún borde incisal o alguna parte de la restauración que se haya efectuado sobre la pieza dentaria se rompa o deteriore.
– Menor coste, ya que no necesita ningún trabajo de laboratorio, se hacen directamente en clínica.

Por el contrario, presenta algunas particularidades que es necesario mencionar:

– Dificultad de modelar: Aunque sencillo a primera vista, requiere unos hábitos y sobre todo una experiencia para dominar el modelare y colorido.
– Preparación supragingival (sobre la encía): La colocación de estos composites no debe ser subgingival, ya que se debería realizar una preparación con la fresa, siendo una contraindicación de esta técnica.
Además, si se colocan subgingivalmente, al no tener un buen pulido, la respuesta periodontal no será tan buena como con las carillas de porcelana.
– Cambio de color: Aunque se puede dar un pulido muy bueno a los composites mediante fresas y discos de distintos grosores, este no puede ser tan perfecto como el de las carillas de porcelana, debido a las microporosidades que existen en el composite donde con el tiempo, acaban depositandose partículas (café, te o tabaco) que producirán un cambio de color. Este cambio también puede ser debido a la hidratación de los composites con el fluido salivar.
– Mayor facilidad de fractura a nivel de los bordes y ángulos incisales que las carillas de porcelana.