El implante dental es una raíz dental artificial, en otras palabras, es un tornillo de titanio que se inserta en el hueso de la mandíbula o del maxilar para sustituir el diente que falta como si fuera un diente natural.

A la hora de colocar un implante dental, el dentista debe comprobar el estado de tu encía. Una vez que ha comprobado que hay masa de hueso suficiente para instalar el implante dental, procederá a ello. Para comprobar que hay hueso suficiente para instalar el implante, el dentista nos hará una radiografía de la boca.

Los implantes dentales se pueden dividir según su forma de colocación. De esta forma podemos encontrarnos implantes de dos tipos:

  • Implante dental de carga inmediata: La ventaja es que no tendremos que abrir la encía para insertar el implante. Colocaremos el implante dental y fijaremos la corona en el mismo momento. Es necesario que haya una buena cantidad de hueso para poder hacerlo.
  • Implante dental en dos fases: La primera fase de colocación del implante dental es para introducirlo y que se integre en el hueso. Pasados entre 3 y 6 meses en función de la zona que sea, colocaremos el pilar y la corona.

Los tratamientos con implantes dentales suponen una serie de ventajas frente a otros tratamientos. Alguna de estas ventajas son:

  • Los implantes dentales previenen la resorción ósea.
  • Los implantes dentales salvan los dientes adyacentes.
  • Los implantes dentales no se muevan.
  • Con los implantes dentales no se siente dolor.
  • Los implantes dentales son para siempre.

En la Cínica Salud Velilla, dentistas de confianza en Velilla, nuestros profesionales son expertos en tratamientos con implantes. Para más información no dude en acudir a nuestra clínica.